» Hospital Dr. Gustavo Fricke SSVQ inicia terapias de plasma rico en plaquetas para tratar lesiones articulares

Hospital Dr. Gustavo Fricke SSVQ inicia terapias de plasma rico en plaquetas para tratar lesiones articulares

  • Novedosa terapia permite utilizar la sangre del propio paciente para reducir el dolor y regenerar articulaciones, retrasando la instalación de prótesis y mejorando la calidad de vida en el largo plazo.

Aunque llegó con un nivel de dolor evaluado en 10 de 10, la señora Betty Díaz se va confiada y contenta. El dolor casi ha desaparecido gracias a terapias combinadas que incluyen un nuevo procedimiento que implica el uso de su propia sangre: el plasma rico en plaquetas.

Esta terapia, nueva en el Hospital Dr. Gustavo Fricke SSVQ, y a cargo de la Unidad de Dolor Crónico no oncológico, permite tratar en el largo plazo lesiones degenerativas articulares, tendinopatías, síndromes peritrocantéricos (dolor lateral en la cadera que se acentúa con el movimiento), es decir, patologías como la artrosis de rodilla de Betty. ¿Cómo se hace? 

El Dr. Sebastián Córdova, anestesiólogo y algólogo intervencional (que trata el dolor crónico) explica que el plasma rico en plaquetas es parte de la medicina regenerativa o terapia biológica que maneja el dolor y previene de cierta manera el progreso de patologías principalmente de artrosis, tanto de cadera como de rodilla. Se extrae sangre del paciente, se separan los componentes sanguíneos y de estos, se extrae el plasma: “Se extrae este plasma rico en plaquetas y se deposita dentro de la articulación a tratar y los fenómenos que uno espera, básicamente son dos: el primero es que estas plaquetas liberen ciertos factores que van a favorecer el proceso antiinflamatorio, y por otro lado, ciertos factores de crecimiento que tiene la plaqueta en su interior van a favorecer el poder regenerar ciertos componentes que por la misma artrosis se han desgastado dentro de la articulación. Los pacientes tienen una intensidad del dolor más baja, pero además, prolongada en el tiempo. E incluso hay trabajos que hoy muestran que el uso del plasma rico en plaquetas retrasa o frena este proceso degenerativo de la articulación”.

El plasma rico en plaquetas tiene un buen resultado en pacientes con artrosis iniciales a moderadas, complementado con terapia kinésica y control de enfermedades. Sin embargo, aclara el Dr. Córdova, “esto no reemplaza a una prótesis de rodilla. Esto yo lo denomino como terapia puente, es decir, mi idea es poder retrasar lo más posible que un paciente tenga que llegar a una prótesis. Va a llegar un momento en que ese paciente la va a requerir, pero en el intertanto, no necesariamente el paciente merece tener dolor”.

Y la señora Betty, como destinataria de esta terapia, lo considera “maravilloso. Yo siempre, cuando la gente reclama que el Hospital aquí o allá, yo siempre he dicho que a mí me han atendido súper bien, no tengo ningún problema, todo lo contrario”.

Unidad de dolor crónico

El Dr. Nicolás Valencia, anestesiólogo, explica que en la Unidad de dolor crónico no oncológico,  se realizan procedimientos intervencionales, o sea que requieren de uso de agujas para interrumpir el dolor a nivel central o periférico. Atiende cerca de 300 pacientes derivados de distintas especialidades, como por ejemplo, traumatología y cirugía, con dolores posquirúrgicos crónicos, dolores articulares, de la pared abdominal o torácica. “El dolor crónico en Chile – explica el Dr. Nicolás Valencia-, es un problema de salud importante y se ha visto en últimas publicaciones y estudios que demuestran que por lo menos un 30% de la población chilena sufre algún tipo de dolor crónico, mayormente, osteoarticular. Así que en esta línea, nosotros hemos querido también aportar a las políticas públicas del Ministerio, para poder poner atención a este problema de salud que es poco visto y poco tratado”.

Si bien un 10% de estos pacientes son candidatos a realizar este tipo de terapia tan novedosa en el sector público, “en los demás pacientes hemos usado otro tipo de infiltraciones, otro tipo de terapias, con los cuales a muchos de ellos lo hemos sacado adelante para poder llevar una vida más normal y un dolor mucho más llevadero”.

Así lo ha experimentado la señora María Cristina Silva, de Chorrillos, quien explica que “tengo muy complicada la columna, con muchos dolores, que no duermo en la noche, me sube la presión. Estaba con mucho dolor, terrible, era algo espantoso. Como que me quemaba, no podía caminar, horrible, pero excelente el doctor, me encantó, hizo milagros, porque realmente estoy sin dolor en este momento así que, fantástico”.