» Control centralizado: el cerebro del nuevo hospital

Control centralizado: el cerebro del nuevo hospital

FOTO 1 PÁG 1
• El Control Centralizado es un sistema informático e industrial que controlará de manera automática los sistemas de climatización e iluminación, y monitoreará gases clínicos, correo neumático, ascensores y detección de incendios, entre otros. Además, permitirá la monitoreo y registro del consumo energético del nuevo Hospital Dr. Gustavo Fricke SSVQ.

“Aunque hay mucha gente que dice que es el corazón del hospital, yo más bien creo que es el cerebro” afirma Rafael Vásquez, Jefe de la Unidad de Control Centralizado respecto a esta verdadera red con un valor de 776 millones de pesos: “A través de este sistema podemos visualizar toda la operación del hospital en cuanto a equipos industriales y algunos equipos clínicos”.
Hernán Gajardo, ingeniero asesor de instalaciones mecánicas para el nuevo Hospital afirma que “en los últimos 20 años, a nivel mundial, se utiliza el control centralizado porque tiene muchas ventajas en términos operativos en ahorro de energía, y recursos y entregar un buen servicio. En los últimos diez años, los hospitales públicos se construyen así para generar ahorro, mantener condiciones óptimas y detectar problemas de manera inmediata. Es la primera línea de defensa para encontrar un desperfecto y coordinar el envío de técnicos para hacer reparaciones. El hospital está considerando sistemas de última generación, no tiene nada que envidiarle a ninguna institución privada o pública”.

Rafael Vásquez, explica que “algunos sistemas solo pueden ser monitorizados, y en otros, se puede ejercer alguna acción o intervenir en la operación del equipo. Podemos tener la visión de la operación y del comportamiento de todo el edificio y de sistemas médicos como gases clínicos, y centrales de vacío, lo que también se relaciona con operación de equipos industriales. Podemos controlar iluminación, climatización, accionamiento de bombas. Y podemos monitorear las condiciones del correo neumático y los sistemas contra incendios, ya que son automáticos: podemos saber si un aspersor o un gabinete se activó. Los operadores podrán saber prácticamente todo lo que pasa en el hospital”.

El sistema contará con operadores capacitados las 24 horas, y entrará en operación una vez que los sistemas que monitorea o regula se prueben y se verifique su correcto funcionamiento, según comenta el Jefe de la Unidad: “Es uno de los últimos sistemas que entra en operación porque necesita que esté probado cada sistema en forma individual y una serie de programaciones para monitorearlos y controlar. La empresa que hace toda la programación, ya está trabajando y cableando el sistema”.

Seguridad para todos

En particular, la Unidad Control Centralizado también tendrá a su cargo el sistema de control de acceso, que regula y controla el ingreso a algunos recintos a través de un chip inserto en cada credencial. Rafael Vásquez señala que “se configura y se entrega a quien necesite la credencial – sea un nuevo funcionario, visita o la haya extraviado –de acuerdo al perfil de cada uno. Las zonas restringidas, por ejemplo, son áreas de mantenimiento, pabellones, neonatología, sectores clínicos e industriales con control restringido para quienes trabajan ahí. Esa credencial se va a pasar por el lector y se permitirá el acceso. Y también tendremos el registro de todos los controles de acceso, pudiendo identificar quién y cuándo entró a determinado recinto con lector”.

Asimismo, desde esta Unidad, operadores específicos para esta tarea monitorearán las 183 cámaras ubicadas en zonas estratégicas, como núcleos de ascensores, escaleras, vías de evacuación, accesos desde el perímetro del edificio, pasillos y áreas comunes. Como están orientadas a proteger la seguridad del hospital sin vulnerar la intimidad de las personas, no hay cámaras dentro de áreas clínicas, salas de hospitalización ni oficinas.

Respecto del desafío de asumir esta gran tarea en un hospital, Rafael Vásquez afirma que “esa gran expectativa, más que generar una presión, genera una motivación de querer que salga bien y que quede bien hecho para que las personas, que con toda razón tienen estas altas expectativas, puedan ver plasmado un buen trabajo, un resultado final bien hecho y eso es un desafío profesional muy interesante, que funcione y funcione bien, de poder entregar a tanta gente un servicio de calidad”.