» Esterilización en el nuevo Hospital, nuevas formas de trabajo para un entorno exigente

Esterilización en el nuevo Hospital, nuevas formas de trabajo para un entorno exigente

FOTO 1 PÁG.1
• La esterilización en cualquier centro de salud es esencial para su funcionamiento. Entendiendo que el nuevo hospital, en sus dos etapas, deberá cumplir con ambiciosas metas de acuerdo a las necesidades de sus usuarios, este servicio de apoyo clínico considera grandes cambios tanto en su equipamiento como en su modelo de gestión.

Así lo explica su Jefa, Ana María Castro: “Nuestro nuevo hospital es un gran desafío, en relación, primero, a la planta física, que es cinco veces más grande que la planta actual, lo que significa adaptarse a mayor desplazamiento y mejorar las comunicaciones, nuestro recurso humano aumenta y en términos de equipamiento vamos a tener autoclave grande de 900 litros, tres lavadoras de mayor capacidad, un nuevo modelo modelo de desinfectadoras para endoscopios, lo que va de la mano con el aumento de pabellones: nos corresponderá subir la tabla quirúrgica completa de pabellones centrales, además de los tres pabellones de hemodinamia y las salas de parto integral. Por tanto, la cantidad de material que tendremos que reprocesar en forma diaria aumenta considerablemente”.

Verónica Moreno, enfermera de Puesta en Marcha detalla que Esterilización, en el piso -1, “está proyectado para que pueda dar respuesta a las dos etapas del hospital, por tanto toda su implementación está pensada para ambas etapas. Respecto a la infraestructura, cuenta con un área donde se recepciona el instrumental, un área de lavado manual y con lavadoras ultrasónicas y descontaminadoras automáticas, una zona de preparación donde se inspecciona el instrumental para ver sus condiciones y se prepara para ser empaquetado. Hay zona de esterilizadores de alta y baja temperatura y zona de muestras de control para ver si el proceso de esterilización se está realizando correctamente. Hay zona de almacenamiento y de distribución de instrumental estéril. Además, tenemos área de lavado y descontaminación de endoscopios con sitio de almacenaje y un área de preparación de paquetes de ropa estéril, además de zona de lavado y estacionamiento de carros de transporte, áreas administrativas, baños y bodegas”, señala.

Para atender la gran demanda quirúrgica, el Servicio estará conectado directamente con pabellones a través de 4 montacargas y un área de insumos e instrumental inserta en el mismo piso.

Cambio en los modelos de trabajo

El gran cambio que experimentará el Servicio es la centralización completa de todos los proceso de esterilización. “Por lo tanto, explica Ana María Castro, el modelo de gestión cambia y tendremos que trabajar con ciertos horarios para atender la demanda de los servicios clínicos y las unidades de apoyo, y con pabellones, a libre demanda”. Verónica Moreno detalla por ejemplo que “todas las desinfecciones de alto nivel como la desinfección de endoscopios, que hoy se realiza en parte en la Unidad de Endoscopía y otra en esterilización, en el hospital nuevos se hace completa en este último servicio. El instrumental deja de pertenecer a los servicios clínicos y pasa a ser de esterilización que los administrará de manera centralizada y se hará responsable de la reposición de equipamiento e instrumental suficiente, que permita un canje, es decir, que el servicio entregue instrumental sucio y se le devuelva inmediatamente la misma cantidad estéril. Centralizar nos ayuda también a comprar con mejores precios ya que el instrumental se adquiere en volúmenes mayores y no de acuerdo a requerimientos aislados de cada servicio”.

Respecto al trabajo desarrollado por el equipo de trabajo para llegar al nuevo hospital, Ana María Castro señala que “estamos trabajando en la aplicación de la norma técnica 199 que mejora las formas de trabajo: todo lo que procesamos debe tener una etiqueta de quien recibió, quien inspeccionó, quien empacó, con horario y todas las personas identificadas. La idea es implementar esta norma para llegar al hospital nuevo con todo modificado y sólo tener que adaptarnos a la planta física. Además, los auxiliares que llevan más de 3 años en el servicio, se capacitaron como técnicos de esterilización, entonces todos quedan al mismo nivel de conocimientos y capacitados para trabajar en una central específica. Todos nuestros funcionarios conocen la central y están todos motivados. Si bien el proceso de cambio es estresante, siento que es un gran desafío, porque no solo implica partir con una central de esterilización en la parte infraestructura, de equipos, física, sino también con recurso humano nuevo. Es un desafío que la gente se sume al cambio, que le guste y se sientan gratos trabajando allá, hemos logrado muchas cosas y estamos todos pensando en irnos luego a la nueva casa”.