» Cómo dar una alimentación adecuada a los niños

Cómo dar una alimentación adecuada a los niños

Alimentacion

· Una alimentación equilibrada en la niñez es primordial para una adultez sana. El Hospital Dr. Gustavo Fricke entrega consejos especialmente a familias vegetarianas, las que requieren planificar y suplementar su dieta para evitar enfermedades.

Con el fin de derribar algunos mitos en torno a la alimentación de los niños en sus primeros años de vida, la Dra. Ilse González, pediatra nutrióloga del Servicio de Pediatría del Hospital Dr. Gustavo Fricke SSVQ, entrega diversos consejos para los padres, especialmente para quienes desean llevar una dieta vegetariana.

En primer lugar, debemos distinguir entre una dieta vegetariana y una vegana. “No es recomendable que los niños sean veganos, porque están en un período que necesitan mucha energía y excelente nutrición, ya sea de proteínas, vitaminas. El primer año de vida, el niño va a subir de peso 3 veces respecto del peso de su nacimiento, va a crecer su cerebro, va a adquirir un montón de funciones, y todo su organismo está creciendo y desarrollándose, por lo cual requiere de todos los nutrientes”.

Agrega la especialista, que “el primer año de vida, lo básico es la lactancia materna. Si un niño está alimentado con leche materna, esa es la mejor proteína. Las proteínas de más alto valor biológico, generalmente uno las relaciona con proteínas de origen animal, como sería la carne, el huevo, la leche. Pero también hay proteínas de origen vegetal, que son bastante buenas si se planifica bien la cantidad de porciones que la persona va a recibir. Eso quiere decir que una persona que es vegetariana puede alimentarse con proteínas de buena calidad si planifica y hace bien su alimentación”.

Otro tema relevante es la adquisición de vitamina B12. “Es una vitamina de origen animal, que está presente en la carne y está en poca cantidad en la leche y en el huevo, y se relaciona con funciones básicas como la formación de glóbulos rojos. Si hay carencia de vitamina B12 se produce una anemia megaloblástica. Además, tiene otro componente muy importante en el desarrollo del sistema nervioso central. Hemos visto que en lactantes de madres que son vegetarianas y que no se suplementan con vitamina B12, puede haber un retardo del sistema locomotor, si un niño caminaba, deja de caminar, o sufre hasta convulsiones”, agrega la doctora.

La soya en su calidad de fuente de proteínas, debe ser suplementada para ser consumida por niños. “Si compran un alimento en base a soya, que debe decir que está adaptado para la nutrición infantil, siendo enriquecido. Si consumimos la soya sola, le faltan los aminoácidos, le falta calcio, el fierro, en fin. Entonces, se le agregan, más fierro, yodo, calcio, para que el paciente no tenga carencias”, comenta.

En tanto, la doctora indica que “las leches de almendra, entre otras, no están recomendadas para lactantes, ya que no reemplazan la leche materna. Ese es el mejor alimento para los niños, estas fórmulas tratan de reemplazar algo irreemplazable, y no van a tener todos los nutrientes que corresponden”.

En el caso de los jóvenes, si ellos quieren cambiar su alimentación para ser vegetarianos, “hay que preguntarle a los niños porqué lo hacen, muchas veces es por la parte ecológica y ética de no ver sufrir a los animales, y lo ideal es que los papás se informen, vayan al consultorio, hablen con el nutricionista, para que los apoyen para la mejor nutrición”.

Entre las ventajas de una alimentación vegetariana bien llevada, se puede decir que “disminuye todo el riesgo cardiovascular, las personas que la siguen son menos obesas, tienen menos hipertensión, también tienen menos aceptación por comida chatarra, porque tienen otros hábitos, lo que es bastante positivo. Pero no es llegar y decir quiero ser vegetariano y comer solo vegetales. Como vegetariano, la persona debe consumir legumbres, frutos secos, llevar todos los días una alimentación variada”.

Finalmente, la médico indica que una buena y sana alimentación comienza en la casa. “Lo idea es que los papás tengan buenos hábitos, la alimentación empieza en la casa, y comienza con una lactancia materna ojalá durante los primeros dos años de vida, y por supuesto con el ejemplo. Durante la semana, tener una alimentación variada y comer todos los días verduras durante el almuerzo, y variada. Así los niños van viendo, porque muchas veces, uno les da pautas a los niños”.