» Puesta en Marcha del Nuevo Hospital: los desafíos 2019

Puesta en Marcha del Nuevo Hospital: los desafíos 2019

FOTO 1 NOTA PUESTA EN MARCHA
• Para actualizar el estado de avance del nuevo hospital Fricke en diferentes aspectos – como la complejidad de sus camas, las autorizaciones sanitarias y el avance de su proyecto informático – el Consejo Directivo del actual establecimiento se reunió con la Unidad de Puesta en Marcha.

Para establecer definiciones y desafíos para el 2019, el Consejo Directivo del Hospital se reunió con la Unidad de Puesta en Marcha del nuevo hospital Fricke. De esta forma, además de actualizar algunos temas esenciales, se establecieron los puntos críticos de la gestión camino al cambio, tal como lo señaló el Director del Hospital Dr. Gustavo Fricke, Dr. Leonardo Reyes: “era importante reunirnos con el Equipo Directivo y Puesta en Marcha para hacer una puesta a punto y saber en qué están los temas más importantes y cuál es la ruta en la cual debemos empezar a trabajar, cuáles son los actores de esta etapa y empezar a apoyar fuertemente el avance de temas pendientes, especialmente en el ámbito médico. Tenemos que prepararnos de manera intensa porque a partir de marzo se vienen importantes tareas y todos los procesos que debemos desarrollar para cambiarnos de manera exitosa al nuevo hospital. Los desafíos son muchos, pero principalmente es el trabajo con los modelos de atención y los médicos. Debemos revisar cómo se ajusta el cronograma con la Unidad de Calidad y Seguridad para mantener la acreditación, ya que a pocos meses del cambio nos alcanzará el proceso de reacreditarnos por tercera vez, y hay temas de equipamiento, cómo comenzamos a recibir y manejar los equipos con el personal que va a operarlo. Esos son algunos de los desafíos que nos quedan” afirmó.

Adaptación y capacitación para favorecer el cambio

En torno a algunos temas de interés, como la distribución de las camas en el nuevo hospital, Verónica Moreno, enfermera de la Unidad de Puesta en Marcha, explica que esta distribución ya fue determinada mediante una resolución ministerial, y lo que se busca en la actualidad es hacer pequeñas modificaciones para mejorarla: “Esa resolución define el número de camas para los pacientes adultos, para pacientes críticos, pediátricos, neonatológicos y de área de la mujer, y en esa distinción, cuál va a ser la complejidad de los pacientes, mediana, básica o alta complejidad en el caso de los pacientes críticos”.

La profesional explicó también que hay una serie de adaptaciones en la primera etapa, que se denominan adecuaciones funcionales y que tienen por objetivo que esta fase de la obra reúna todas las especialidades, incluso aquellas que deben incorporarse en la segunda etapa del hospital. “Las adecuaciones funcionales nacen porque en la segunda etapa del proyecto original estaban consideradas área de la mujer, pediátrica y salud mental, pero como hoy contamos con esas prestaciones, la idea es que algunos espacios físicos del adulto que están en primera etapa, se trasladen a la segunda e insertar ahora estas unidades no consideradas en primera instancia. Y eso se regulariza en la segunda etapa donde se reordena la ubicación final de estos servicios”.

Asimismo, Jorge Esparza, Jefe de Gestión del Cambio del Servicio de Salud Viña del Mar Quillota dio a conocer los planes 2019 de la unidad, “porque de esa manera podemos coordinar mejor las acciones y que el equipo se sensibilice sobre qué significa para los funcionarios todos estos procesos de cambio: es un esfuerzo enorme adaptarse a nuevas formas de trabajo, nuevos espacios físicos y nuevos compañeros y eso requiere ser abordado con anticipación, y los programas de capacitación, de agentes de cambio, son estrategias diseñadas para facilitar esa transición de un modelo de trabajo a otro muy distinto, moderno y eficiente pero que requiere del esfuerzo de todos, y especialmente que el equipo directivo esté en línea con estas estrategias”.