» Diálisis en el Nuevo Hospital: nuevos espacios para una atención integral

Diálisis en el Nuevo Hospital: nuevos espacios para una atención integral

PÁG. 3 FOTO 1
• El aumento progresivo de las Enfermedades Renales Crónicas (ERC) obliga a dializarse a 20 mil personas en Chile. Por esto, una Unidad de Diálisis con mayores capacidades y espacios dignos, es una necesidad en el Nuevo Hospital Dr. Gustavo Fricke.

Así se desprende de la planificación de esta nueva dependencia, que permitirá a más pacientes someterse a este complejo procedimiento. Y aumentar de 12 a 15 cupos no es el único cambio, como lo explica la Dra, Beatriz Tapia, Jefa de la Unidad: “El nuevo hospital tiene varias ventajas. Primero, vamos a tener más cupos de diálisis. Segundo, vamos a tener en vez de dos turnos, tres turnos, y por lo tanto, vamos a poder albergar un mayor número de pacientes. También contaremos con más espacios para las mismas actividades que ya hacemos: hemodiálisis, peritoneodiálisis, procedimientos. Desde la entrada va a haber un trato más digno para el paciente, una sala de espera privada, donde va a poder esperar para ingresar a ser atendido. Tenemos un espacio para que los pacientes, si no se sienten bien, antes o después del procedimiento, puedan reposar. Y un espacio más adecuado para nuestro personal, que también es muy importante. Y lo que es fundamental, es que la planta de agua será nueva, de última tecnología, y el agua es el medicamento fundamental para todos los pacientes en diálisis. Por lo tanto, teniendo una buena calidad de agua podemos garantizar que la calidad de la diálisis también será adecuada”.

Asimismo, el modelo de funcionamiento de Diálisis se transforma atendiendo a una serie de cambios que son transversales a todas las unidades y servicios en el Nuevo Hospital, como lo grafica Patricia Valenzuela, Enfermera de la Unidad de Puesta en Marcha. “La entrega de insumos, la centralización de esterilización, el correo neumático, todo eso hace que el modelo de funcionamiento y no sólo en diálisis, vaya a cambiar. Hay cambios en el manejo de instrumental porque hay centralización del lavado y canje del material sucio por material estéril, y también hay cambios en el sistema de abastecimiento de ropa e insumos, que está pensado para que los funcionarios clínicos se queden en su servicio o unidad atendiendo al paciente y no ocupando tiempo de la atención clínica en ir a las bodegas a buscar los insumos o a esterilización, por ejemplo”.

Nicole Chamblás, enfermera supervisora, agrega que cuadruplicar los espacios que tiene la actual unidad no es el único desafío: “Ya nos estamos preparando para ese proceso de capacitar al nuevo personal, y así tomar nuevos proyectos”, afirmó. “Desde la prediálisis hasta la diálisis paliativa, que es algo que en el adulto mayor se ve mucho y que está llegando mucho a nuestra unidad. Nos estamos preparando no solo para entregar la atención de calidad que ya entregamos, porque la técnica de hemodiálisis el personal la maneja muy bien, sino llevarlo a la parte holística con el paciente. Una mirada completa, poder unirnos a otras unidades que también se van a ampliar como las asistentes sociales, como la Unidad de Medicina Ambulatoria (UMA), un equipo de siquiatras y sicólogos, lo que va de la mano con el hecho de perder tu capacidad vital de un día para otro y conectarte a una máquina tres veces por semana. También para peritoneodiálisis, para pacientes que se realizan la terapia en sus casas, necesitamos incluir más gente en nuestro equipo y esa posibilidad se va a ser concretada en el Nuevo Hospital”.

IMG_2237  IMG_2232